sábado, 21 de noviembre de 2015

ULTRA DE COLLSEROLA (112)


 
Después del parón por ataque severo de lumbago y con pocos kms., ahora tocaba la Ut. De Collserola, cursa que le tenía ganas y así poder borrarla de las cursas por hacer.

La salida es del Pabellón Municipal Mundet, con bastante aire, aunque ya estábamos avisados del cambio de tiempo, la previsión era de calor, así que salí en pantalón corto y el cortavientos. A las 7, se da la salida, y aunque esta bastante oscuro, hay mucha gente que sale sin frontal... Vi gente tropezándose, dándose con ramas en la cabeza por el sotobosque, molestando en los corrioles por la falta de luz... Sigo pensando que no vale la pena lesionarse, por no pararse a ponérselo.
Saludando a los cracks de Parets.

Salgo con la previsión de hacer entre 11-12 horas, mientras el cuerpo y muscularmente aguante, lo veo factible.
En pocas carreras puedo decir que me a salido tan bien, correr todo lo posible, andar cuando ya no podía más, recorrido al principio desconocido pero después del primer bucle, desde Esplugues y casi hasta el final, lo había hecho hace un mes.
Fui de más a menos, pero con el ritmo predispuesto de 8´ x km., cosa que cumplí a rajatabla, aún saliendo en el medio, no hacía más que adelantar gente, excepto cuando tuve que parar unos minutos para evacuar, que me pasaron más de 20 corredores, fui escalando posiciones. 
 
Los avituallamientos, algunos un poco lejanos pero correctos, excepto el último que eché en falta un buen bocata no sándwich que estaban muy resecos y con la cerveza agotada... Últimamente pienso, que sale más a cuenta hacer una corta por precio y poder disfrutar de todos los servicios, no como a los Ultreros, que no tienen consideración con nosotros y eso que yo no fui uno de los que más tardó.
Al final y según mi Fenix, 81,50 km. 3.000 m+ en 10,49, así que cumplí las previsiones, quedando el 69 de la general y 3º de la categoría Super Veterano. La llegada desangelada, fui a reclamar mi premio y me lo dieron con desgana. No esperaba una gran fiesta, pero llegando a las 6 de la tarde, no es mucho pedir que se respete la hora de entrega de premios que eran a las 7 de la tarde.
Así que con mi trofeo, medalla y sudadera de finisher y muerto de hambre, me fui para casa a cenar y ducharme. 


 

Al día siguiente mi mujer me había preparado una fiesta sorpresa, (por mi cumpleaños, no por mi triunfo) así que recuperé de más todo lo que había perdido, ja,ja. Ahora y si el trabajo me lo permite a por la Ut. De L´Ardenya a mejorar el tiempo del año pasado.

1 comentario:

  1. Buena carrera. Totalmente de acuerdo en lo de los frontales.

    ResponderEliminar